Trucos para atender

¿Te ha pasado esto alguna vez?

  • Según estás leyendo paras un momento y ves que no te has enterado de nada de lo que has leído durante los últimos 30 segundos
  • El profesor está explicando algo en clase y estás atendiendo a lo que dice y justo cuando hace una pregunta sobre lo que acaba de decir, te das cuenta de que has desconectado hace ya un rato y no te has enterado de nada
  • Hace frío y vas a salir a la calle. Tienes prisa y te pones nervioso porque no encuentras el gorro que siempre te pones cuando hace tanto frío. Te preguntas: “¿Dónde está el gorro?”, “Vaya, no me acuerdo, pero si ayer estaba aquí, encima de la mesa”… y un poco después te das cuenta de que ya te lo habías puesto
  • ¿Has salido alguna vez de casa para ir a comprar algo a la tienda más cercana y te vuelves luego con algo que no ibas a comprar y lo que ibas a comprar se te ha olvidado?
  • Cuando te presentan a alguien, sólo unos segundos después ¿te das cuenta de que no te has quedado con el nombre y ya no lo puedes recordar?
  • ¿Has entrado alguna vez en tu habitación a coger algo y te tienes que volver sin nada porque no te acuerdas de qué era lo que ibas a coger?

Todo lo anterior tiene que ver con la falta de atención. Despistes.

¿Qué puedes hacer para mejorar tu nivel de atención en general?

Es muy fácil. Prueba con uno de los siguientes dos trucos al menos una vez al día:

  • quédate mirando fíjamente a algo. Un bolígrafo, una marca en la pared, la uña de tu dedo índice (de una mano, si tienes los zapatos puestos), tu mesa de estudio, una planta, una esquina de la habitación, un paquete de pipas, una pipa, un botón de tu camisa, una foto, … Cualquier cosa que se te ocurra. Se trata de que lo mires fíjamente hasta que empieces a ver cosas en las que normalmente nunca te fijas. Por ejemplo, la uña de tu dedo índice de la mano derecha la ves todos los días. Pero si la miras fíjamente durante un tiempo empezarás a darte cuenta de que parece distinta, que la forma que tiene no era la que tú pensabas que tenía. O simplemente no tenías formada una idea sobre ella. El color es distinto a lo que tú pensabas. “Pero ¡si hay por lo menos 3 tonos diferentes de color!” puede que digas. No hace falta nada más. Mira fíjamente y observa
  • siéntate. En una silla o en el suelo, da igual. Ahora cierra los ojos y escucha. A ver cuántos sonidos distintos eres capaz de reconocer. Al principio te parece todo un mismo sonido. Mezclado. Poco a poco vas identificando sonidos distintos. Poco a poco. Empieza a contarlos. Cada vez que hay uno nuevo, incrementa la cuenta. ¿Cuántos sonidos distintos oyes? Seguro que muchos más de los que imaginabas en principio

¿Qué ocurre cuando haces lo anterior?

  • Prestas atención. Lo que antes pasa completamente desapercibido, ahora (mientras llevas a cabo los ejercicios) está lleno de información y detalles concretos.
  • Estimulas tu cerebro. Lo ayudas a mantenerse en forma.
  • Descubres cosas comunes que te parecerán nuevas o extrañas

En definitiva, mejoras tu nivel de atención.

Anuncios

Acerca de Myriam Moral-Rato

Comencé mi andadura en el campo de las Neurociencias en el año 1991 y desde entonces no ha dejado de apasionarme este campo. Quisiera compartir con vosotros la pasión por conocernos a nosotros mismos, por indagar y experimentar qué hace nuestro cerebro para permitirnos desarrollar tantas actividades como nos propongamos. ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar qué hace nuestro cerebro para por ejemplo poder leer estas líneas: poder verlas, distinguirlas, leerlas y comprenderlas? ¿Y, qué debe hacer nuestro cerebro para poder recordarlas? El trabajo desempeñado como neuropsicóloga me ha permitido observar los cambios que se generan tanto en la persona que sufre un daño cerebral, como en sus allegados y en su entorno, a todos los niveles. ¿Cómo afectaría a nuestra vida si nuestro cerebro no nos permitiese funcionar adecuadamente: podríamos ir al cine, podríamos conducir, podríamos salir solos de casa, o trabajar y estudiar,…? Y si fuese así, ¿cómo saber qué es lo que falla, como poder solucionarlo o paliarlo, cómo poder mejorar nuestra calidad de vida? ¿Y, cómo pueden ayudarme o comprendernos los demás?
Esta entrada fue publicada en atención y concentración. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.