Las emociones en nuestro día a día

¿Nos hemos percatado alguna vez de la cantidad de estados emocionales que podemos experimentar en un día? Imagínese que se acaba de despertar y siente el placer del café que se va a tomar, luego puede llegar a enfadarse porque ha perdido el autobús que le lleva al trabajo. Siente cierto miedo tras un sobresalto por el ladrido de un perro. Muestra tensión al recordar lo que tiene de tarea para el día. Y se muestra molesto porque recuerda que no felicitó a su amigo ayer al salir del trabajo.

            Algunas emociones nos absorben por completo, otras, sin embargo, parecen encontrarse en un segundo plano. Algunas son horribles y otras placenteras. Pero todas van y vienen, sin que aparentemente podamos hacer nada, ¿o si?

            ¿Qué papel juegan las emociones en nuestra capacidad de desenvolvimiento?, ¿Hay emociones buenas y malas?, ¿Son innatas nuestras emociones?, ¿Cuántas emociones hay?, ¿Pueden verse alteradas por daños cerebrales?

Las emociones existen hace millones de años simplemente porque han resultado útiles para la supervivencia. Vivir sin ellas es una sentencia de muerte y la ciencia lo comprende cada vez mejor.

Cuando una persona es demasiado emotiva, cuando no puede controlar sus emociones, lo va a pasar mal y los demás lo van a pasar mal con él. Cuando una persona no tiene emociones, lo va a pasar mal también y los demás lo van a pasar mal con él. Y cuando las emociones que expresa una persona no son coherentes con la situación, puede conllevar a dificultades de relaciones sociales. Las emociones están al comienzo de todo, sin emoción no hay nada.

Anuncios

Acerca de Myriam Moral-Rato

Comencé mi andadura en el campo de las Neurociencias en el año 1991 y desde entonces no ha dejado de apasionarme este campo. Quisiera compartir con vosotros la pasión por conocernos a nosotros mismos, por indagar y experimentar qué hace nuestro cerebro para permitirnos desarrollar tantas actividades como nos propongamos. ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar qué hace nuestro cerebro para por ejemplo poder leer estas líneas: poder verlas, distinguirlas, leerlas y comprenderlas? ¿Y, qué debe hacer nuestro cerebro para poder recordarlas? El trabajo desempeñado como neuropsicóloga me ha permitido observar los cambios que se generan tanto en la persona que sufre un daño cerebral, como en sus allegados y en su entorno, a todos los niveles. ¿Cómo afectaría a nuestra vida si nuestro cerebro no nos permitiese funcionar adecuadamente: podríamos ir al cine, podríamos conducir, podríamos salir solos de casa, o trabajar y estudiar,…? Y si fuese así, ¿cómo saber qué es lo que falla, como poder solucionarlo o paliarlo, cómo poder mejorar nuestra calidad de vida? ¿Y, cómo pueden ayudarme o comprendernos los demás?
Esta entrada fue publicada en emociones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.