Construyendo emociones I

Somos seres emocionales, eso no hay duda. Pero, ¿hasta qué punto las entendemos y las dominamos?.En cada una de nuestras conductas hay una emoción, pero ¿cómo van surgiendo?, ¿cómo vamos reconociéndolas?, ¿cómo vamos controlándolas?.

Si nos ponemos a recordar situaciones de nuestra propia vida desde nuestra infancia, adolescencia y madurez, tendremos ejemplos suficientes para darnos cuenta del cambio que hemos experimentado, pero ¿cómo ha ocurrido?. Desde que comenzamos a relacionarnos con otros al hacernos mayores empezamos a percibir la complejidad que se esconde detrás de la comunicación entre personas. Sin embargo, al convertirnos en padres (educadores,…), tomamos mayor conciencia de la dificultad de educar y enseñar a los niños en este sentido.

Estas y otras preguntas son las que con frecuencia intentan obtener respuesta aquellos padres que observan problemas de conducta  o de relación en sus hijos (rabietas, temores, comportamientos agresivos, conducta desafiante,…).

En posteriores entradas iremos desentrañando pautas y actividades para el desarrollo emocional con tareas y juegos para niños de:

1.Autoconocimiento emocional

2.Autoestima

3.Empatía

4.Autocontrol

5.Habilidades sociales

6.Resolución de conflictos

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Myriam Moral-Rato

Comencé mi andadura en el campo de las Neurociencias en el año 1991 y desde entonces no ha dejado de apasionarme este campo. Quisiera compartir con vosotros la pasión por conocernos a nosotros mismos, por indagar y experimentar qué hace nuestro cerebro para permitirnos desarrollar tantas actividades como nos propongamos. ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar qué hace nuestro cerebro para por ejemplo poder leer estas líneas: poder verlas, distinguirlas, leerlas y comprenderlas? ¿Y, qué debe hacer nuestro cerebro para poder recordarlas? El trabajo desempeñado como neuropsicóloga me ha permitido observar los cambios que se generan tanto en la persona que sufre un daño cerebral, como en sus allegados y en su entorno, a todos los niveles. ¿Cómo afectaría a nuestra vida si nuestro cerebro no nos permitiese funcionar adecuadamente: podríamos ir al cine, podríamos conducir, podríamos salir solos de casa, o trabajar y estudiar,…? Y si fuese así, ¿cómo saber qué es lo que falla, como poder solucionarlo o paliarlo, cómo poder mejorar nuestra calidad de vida? ¿Y, cómo pueden ayudarme o comprendernos los demás?
Esta entrada fue publicada en desarrollo evolutivo, emociones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.