“Cuidándonos desde casa” XLIV

“Diario de gratitud” I

Ya se van acumulando los días que llevamos confinados y es posible que no seamos conscientes de todo lo que ha acontecido en nosotros durante estos días.

Es un buen momento para pensar en ello y generar la gratitud necesaria hacia ti y los que te rodean.

Los aplausos a las 8 de la tarde son una expresión de agradecimiento colectivo en el único entorno posible en estos momentos. Supuso, sobre todo, en los primeros días un estímulo y fortalecimiento a la labor que desarrollan todos y cada uno de las personas que continúan desarrollando su trabajo incluso a expensas de su propia salud. Pasado el tiempo se ha convertido en una costumbre cotidiana más, que si bien continúa teniendo ese trasfondo ya no produce el mismo efecto.

Por ello es momento de reflexión, de pensar en aquellos momentos individuales y personales que se suceden y por los que estamos agradecidos, de generar un diario de gratitud.

Y debemos empezar por un diario de gratitud hacia ti mismo. Ayuda a reducir el estrés y estimula tu resiliencia en los momentos difíciles por los que estamos pasando, y te motiva para que pases a la acción.

Como decía Oliver Sacks “Para ser nosotros mismos debemos tener nuestras historias de vida. Debemos recordarnos a nosotros mismos, recordar el drama interior, la narrativa de nosotros mismos. Un hombre necesita una narrativa interior continua, para mantener su identidad”

Y yo añadiría: “Y para salir fortalecido en tiempos difíciles”

 

Acerca de Myriam Moral-Rato

Comencé mi andadura en el campo de las Neurociencias en el año 1991 y desde entonces no ha dejado de apasionarme este campo. Quisiera compartir con vosotros la pasión por conocernos a nosotros mismos, por indagar y experimentar qué hace nuestro cerebro para permitirnos desarrollar tantas actividades como nos propongamos. ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar qué hace nuestro cerebro para por ejemplo poder leer estas líneas: poder verlas, distinguirlas, leerlas y comprenderlas? ¿Y, qué debe hacer nuestro cerebro para poder recordarlas? El trabajo desempeñado como neuropsicóloga me ha permitido observar los cambios que se generan tanto en la persona que sufre un daño cerebral, como en sus allegados y en su entorno, a todos los niveles. ¿Cómo afectaría a nuestra vida si nuestro cerebro no nos permitiese funcionar adecuadamente: podríamos ir al cine, podríamos conducir, podríamos salir solos de casa, o trabajar y estudiar,…? Y si fuese así, ¿cómo saber qué es lo que falla, como poder solucionarlo o paliarlo, cómo poder mejorar nuestra calidad de vida? ¿Y, cómo pueden ayudarme o comprendernos los demás?
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .